PMV: ¿Cómo hacer un Producto Mínimo Viable? (Guía paso a paso)

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Comparte

Hacer un Producto Mínimo Viable es un paso clave para sacar cualquier proyecto adelante.

¿Por qué?

Imagina por un momento que tienes 5 Millones de Euros en el bolsillo para tu negocio.

¿Pondrías un local en el centro de tu localidad?

O por el contrario, ¿abrirías un buen comercio pequeño en una zona estudiada, lo validarías y, a partir de ahí, ya verías si abres un local grande o montas franquicias?

Si quieres hacer confeti con los 5 Millones de Euros extras que te acabo de prestar para tu negocio no sigas leyendo este post.

Por el contrario, si quieres ver si tu idea funciona y hacerla crecer de esto va este post

Una guía paso a paso de cómo crear tu Producto Mínimo Viable.

¡Vamos allá!

Todos tenemos ideas, incluso tenemos el propósito de internacionalizar empresas. 

Sin embargo, sabemos que la mayoría de los lanzamientos fracasan por una mala segmentación. No lo digo yo, lo dice Harvard Business Review

La misión del Producto Mínimo Viable es validar que el nicho de mercado que pretendes cubrir y tu cliente potencial quiere o no tu solución.

Si te fijas hay dos variables: lo que ofreces y lo que ven en ti. 

De nada vale una gran idea si tu consumidor no lo quiere o no lo valida. 

De ahí la importancia del Producto Mínimo Viable. 

En definitiva, el objetivo del Producto Mínimo Viable es: validar que tu hipótesis es la correcta en un mercado.

¿Cómo definir un Producto Mínimo Viable?

A la hora de diseñar el Producto Mínimo Viable tienes que tener en cuenta su propia estructura, es decir:

Producto: el lugar de interacción entre tu oferta y el usuario.

Mínimo: con los recursos que dispones que eres capaz de desarrollar.

Viable: viabilidad de tu producto por parte del cliente. ¿Realmente has conseguido clientes?

Desde el inicio de cualquier proyecto debes tener en cuenta que la aportación de valor es clave para salir adelante con cualquier idea.

¿De qué vale hacer una tienda en Prestashop con 100 productos si no sabes si realmente tu cliente te va a recibir con los brazos abiertos con un solo producto?

Define el Producto Mínimo Viable de la siguiente manera:

    1. Detecta los puntos de dolor de tu cliente potencial.
    2. Estudia en profundidad tu nicho de mercado y cómo está evolucionando.
    3. Prioriza tu crecimiento en base a tus propios recursos.

 

¿Cuáles son las ventajas de hacer un PMV?

Ahorrar dinero gracias al MVP

Desde que decides construir la idea hasta que la pones en órbita pueden pasar incluso meses.

Y eso que estamos hablando de producto mínimo, si piensas en un gran producto digital, ya puedes tener el mejor ejercito de Scrum Masters, que no lo sacas en menos de un año.

¿Qué pasa si la idea fracasa? Toda inversión se convierte en humo.

Si construyes un producto mínimo vas a darte cuenta rápidamente de si tu idea funciona o no, y cómo rectificar.

Por ejemplo, nosotros en Miqo hacíamos simplemente Marketing Digital, sin embargo, nuestros clientes nos pedían internacionalizar. Con agilidad pudimos virar y en tan solo dos meses lo logramos. Por suerte ha sido la mejor decisión que hemos podido tomar.

Reducir el riesgo y la incertidumbre con un PMV

En el mundo digital sobrevive quien sabe gestionar la incertidumbre. Ni más ni menos.

El producto mínimo apuesta por el corto plazo. Permite hacer más tangible lo digital, es decir, tener visibilidad de cómo se está plasmando una idea.

Este hecho te permite encontrar puntos de mejora hacia lo que realmente tienes en mente tanto en tu idea como en los datos que dispones de qué necesita el mercado tal y como ahora verás.

Adaptarse con rapidez con un buen Producto Mínimo Viable

Lo vemos todos los días en la internacionalización de nuestros clientes. 

Una vez que en tu mercado local tienes ya el sistema de ventas funcionando lo ideal es que debes de saltar hacia otro mercado nuevo. Lo que te vale hoy, mañana tal vez haya caído en el olvido.

Por tanto, la apertura de nuevos mercados es clave para las empresas que quieran crecer. 

Si replicas tu modelo tal y como te funciona en otro mercado, seguramente fracases. 

El posicionamiento de tu web en otro país no solo es trabajar otro idioma, se trata de adaptar la oferta completa a otro mercado.

Si internacionalizas con un partner local, o por tu cuenta, te darás cuenta de que crear un Producto Mínimo Viable en otro mercado es fundamental para validar y crecer en otro país.

Ya sea internacionalizando o empezando de cero necesitas adaptar rápidamente tu oferta al mercado que te diriges y eso solo se consigue con un producto mínimo (quitamos viable porque no está validado todavía).

Hacer que tu empresa sea escalable (ampliable) mediante las interacciones que te permite hacer un PMV

Si la idea (mínima) tiene aceptación en el mercado entonces si debes ir pensando en hacer crecer tu idea.

Estamos en el método de Bootstrapping y el crecimiento depende de las ventas. 

Vamos a por ellas. Escala tu empresa.

Internacionaliza, añade servicios complementarios, capas de servicio y sigue midiendo la viabilidad de tu oferta.

Ahora sí, ya que has descubierto qué objetivo tiene el Producto Mínimo Viable, cuáles son sus ventajas y cómo definirlo vas a descubrir la guía (con herramientas incluidas) de cómo hacer un Producto Mínimo Viable con garantías.

¿Cómo hacer un Producto Mínimo Viable de éxito? Guía paso a paso.

Si seguimos las metodologías de Lean Startup digamos que Eric Ries puso orden a todo el desarrollo del MVP. 

Para hacer un Producto Mínimo Viable necesitamos cuatro pilares: construcción, medición, aprender y escalar.

La verdad es que esta teoría, por mucho que nos empeñemos en explorar otras vías, si de verdad quieres lanzar un producto o abrir un nuevo mercado internacional estos pasos son los que funcionan:

Cómo hacer el Producto Mínimo Viable.

Tienes una idea y hay que hacerla viable. 

Como ya has leído en este post, o en innumerables ocasiones, para construir hay que validar la hipótesis. 

O, lo que es lo mismo hay que llenar de agua la piscina antes de tirarte.

Para la construcción del Producto Mínimo Viable necesitas:

    1. Validar una hipótesis.
    2. Determinar que producto es mínimo.
    3. Identificar qué necesitas para que sea viable.
 

Producto mínimo viable_Miqo

Cómo validar una hipótesis para un buen MVP

Solo hay una manera de dar forma a esa hipótesis: preguntando.

Y no se te ocurra preguntar a tus familiares porque estarás teniendo información errónea sobre tu producto.

Define bien qué necesidad atiende tu hipótesis y, a partir de ahí, crea una serie de preguntas sobre el producto.

¿A quién preguntar? Utiliza una plantilla de Buyer Persona e identifica quién es tu cliente ideal. Con estos datos ya puedes interactuar con tu Buyer Persona. 

Pregunta a contactos, conocidos e incluso en redes sociales sobre qué opinan de esto.

En toda acción digital la investigación de mercado previa es fundamental para ahorrarte muchos disgustos.

Estos formularios los puedes hacer vía email, pero considera la entrevista telefónica clave para identificar aquellas posibles barreras de entrada o frenos a la hora de comprar tu producto.

En este documento tienes todas las preguntas necesarias para hacer una investigación de mercado perfecta.

Una vez tengas las conclusiones empieza a diseñar ese Producto Mínimo Viable que tanto deseas.

¿Qué herramientas utilizar para validar una hipótesis?

Además del propio cuestionario y un teléfono te recomiendo estas dos herramientas:

    1. Google Forms: Puedes hacer encuestas completamente gratuitas y ágiles a un grupo de personas.
    2. Typeform: Si quieres profesionalizar un poco más este primer paso sin duda Typeform es la herramienta perfecta para hacer grandes cuestionarios.
    3. Answer the public: descubre que preguntas hacen tus clientes potenciales en tu nicho de mercado.
    4. Google: Tan sencillo como ver las respuestas relacionadas para ver que sugerencias hace el buscador sobre temas relacionados a tu idea.
 

Determina qué es un producto mínimo: 

Tienes la idea y unos recursos. Por suerte para ti siempre limitados.

Siempre emplea menos de lo que necesitas. 

Parece una insensatez lo que te acabo de decir, ¿verdad? Pero es verdad, casi siempre se utiliza la versión más complicada, pensamos en burro grande ande o no ande.

Hay que darse cuenta de que cuando hablamos de tecnología necesitamos periodos de adaptación. Y más cuando hablamos de producto mínimo, si no estaríamos hablando de producto máximo y eso solo se consigue cuando eres viable, nunca antes.

Es habitual que cuando hablamos de un producto mínimo se piense, por ejemplo, en abrir un perfil en Facebook, total, como es gratis. 

Pues permíteme decirte que este paso es incorrecto. No por abrir el canal de Facebook, que, tarde o temprano lo tendrás que hacer, tendrás un producto mínimo.

Pero antes de esto piensa hacia dónde quieres ir, ¿cuál es tu meta a largo plazo?

Una vez identificada traza un camino hacia tu meta, es decir, prepara una estrategia con un plan A, B, C y D como poco. Tarde o temprano tendrás que virar de tu idea hacia donde tus clientes sientan que lo puedes hacer mejor. 

Es decir, con las métricas e indicadores que verás más adelante te darás cuenta de que antes de abrir nada planifica todo.

Por tanto, antes de nada, traza una estrategia que marque el camino hacia donde quieres ir y sabiendo los recursos que tienes como debes de empezar. Ahora sí, a lo mejor te sale abrir un canal en Facebook o, a lo mejor, simplemente un canal en Whatsapp. 

En el proceso de investigación debería salir esa información para empezar a validar rápidamente tu idea allá dónde esté tu Buyer Persona. Ese es el producto que debes determinar antes de ponerte a trabajar de cualquier manera.

¿Qué herramientas utilizar para diseñar un producto mínimo?

Aquí hay disparidad de opiniones desde Frigma a Sketch o tantas otras. En mi opinión, Miro es la más completa.

  1. Miro: con Miro puedes diseñar desde simples procesos de trabajo o estructuras de ideas hasta complejos wireframes todo en una única herramienta.
  2. Notion: trabajar en equipo, documentar, programar tareas y mucho más. En definitiva, tener toda la organización de tu proyecto en una única plataforma es clave para poder optimizar la productividad de tu proyecto.

Identifica que necesitas para ser viable.

No hay peor consejero que el enamoramiento de una idea. 

No sé si alguna vez te habrás enamorado perdidamente que hasta los momentos más escatológicos te parecen preciosos. O que por mucho que los que te quieren te dicen que esa persona no te conviene tú solo le ves virtudes.

Pues con una idea pasa lo mismo. 

Mantén siempre distancia y sé neutral con tus emociones hasta ese punto donde ves que tu idea cuaja, despierta interés y además monetiza.

¿Cómo saber que tu idea es viable?

Realmente es difícil de saber cuándo es ese momento, pero si debes utilizar indicadores más cualitativos que cuantitativos para identificar que tu idea es viable como por ejemplo:

    • -Cuando los que consideres clientes potenciales, aunque no te compren, te formulen las mismas preguntas sobre tu producto o servicio.
    • -Detrás tuyo siempre debe haber un equipo. En el momento en que todos hablan de las mismas fortalezas y debilidades es un gran indicador.
    • -Utiliza Search Console y verás que en tres o cuatro meses tu tráfico web está generado por esas palabras clave que de verdad están asociadas a tu idea.
    • -Cuando publicas en redes sociales y tu idea genera conversación e interés no solo a tu comunidad si no a personas que vienen de los amigos de tus amigos.

A partir de ahí, pon foco en todas las mejoras posibles de tu Producto Mínimo Viable para ir escalando.

Descubre cómo crear contenidos para vender en otros países

Guía paso a paso para negocios B2B

 

Medición del Producto Mínimo Viable

Sin métricas no hay decisiones, sólo intuiciones. Ya sean métricas complejas pero profundamente efectivas cómo los OKR`s hasta simplemente saber que tráfico de web tienes en tu Producto Mínimo Viable. 

La medición es clave para detectar todas aquellas mejoras que necesita tu proyecto para escalar.

Producto mínimo viable_Miqo

En la fase anterior de construcción te comentaba sobre cómo identificar que tu producto es viable. Aquí ya profundizamos mucho más con datos cuantitativos.

Los indicadores y objetivos marcados en cada proyecto son fundamentales para poder detectar mejoras y fugas de clientes.

¿Qué herramientas utilizar para medir un Producto Mínimo Viable?

Evidentemente desde recoger los datos que te ofrecen gratuitamente las redes sociales hasta tu CRM pasando por tu web son clave para medir.

Pero todas estas herramientas necesitan algo más, un informe ejecutivo que te permita pivotar a tiempo.

  1. Google Data Studio: sí, Google también te ofrece la posibilidad de crear tu propio dashboard de manera completamente gratuita para que hagas un seguimiento de tus indicadores y cruces los datos con todas las fuentes posible de manera 100% personalizable a la imagen y semejanza de tu Producto Mínimo Viable.

Aprendizaje del Producto Mínimo Viable.

Está claro que de los sinsabores se aprende más que del éxito, es condición humana.

Al hacer un Producto Mínimo Viable pasa un poco lo mismo. 

Como ya te he comentado, no te enamores de tu idea si no de tus resultados y cuestiónate por completo todo cada cierto tiempo.

Tener un equipo en el que confiar y aprender de los errores es clave.

Diseña un MVP_Miqo

Esto solo te lo permiten tres cosas:

    1. El uso de la tecnología para ir a por mejores soluciones según vas aprendiendo.
    2. Los datos nunca mienten. Otra cosa bien distinta es que los manejes a tu favor, pero eso es como hacer trampas al solitario.
    3. Un equipo ambicioso que quiera mejorar día tras día.

Escala tu idea gracias al Producto Mínimo Viable.

Vender esa es la cuestión, pero no a cualquier precio, siempre siendo fiel a tu idea inicial. 

La esencia de tu idea es lo que te mantendrá en pie durante muchos años y sino fíjate en los grandes ya sean Apple, Ikea o Inditex.

Una vez que has validado tu Producto Mínimo Viable podrás detectar si necesitas inversión para acelerar tu proyecto, si puedes expandirte en otros países o determinar en qué parte de tu equipo quieres crecer.

Como hacer un MVP_Miqo

Hace años, la fuerza de ventas era exactamente eso: un equipo en busca de ventas corriendo contra el presupuesto mensual y anual.

Este juego se está diluyendo a fuerza del propio crecimiento de internet, donde la competencia es mayor ya que son los usuarios/clientes los que buscan constantemente mejores soluciones para su día a día.

La competencia está en atraer clientes y fidelizar, no en venderles.

Si no tienes un plan que te permita escalar, tus clientes se irán yendo poco a poco porque siempre encontrarán una mejor solución que la tuya.

A no ser que consigas eso mismo: escalar tu idea para que tus clientes se conviertan en auténticos fans de tu empresa.

Conclusión

Hacer un Producto Mínimo Viable bien es probablemente una de las etapas más trascendentales de cualquier proyecto. De él depende que tu internacionalización o tu idea florezca o se quede en el cajón de las ilusiones.

Para hacer un buen Producto Mínimo Viable necesitas fijarte en cuatro pilares:

    • -Construcción
    • -Medición
    • -Aprendizaje 
    • -Escalar

No solo lo digo yo, está más que contrastado que esta es la base para validar tus hipótesis realmente serán abrazadas por tus clientes potenciales.

Dentro de cada pilar tienes a tu alcance herramientas gratuitas como Google Forms, o Data Studio, para poder apoyar tu crecimiento y hacer crecer tu negocio de manera sólida y contrastada.

Diseña un Producto Mínimo Viable_Miqo

¿Necesitas ayuda con tu Producto Mínimo Viable? Contacta ahora con nosotros.

También te puede interesar:

Producto Mínimo Viable: ¿qué es y para qué sirve?

Ventajas de internacionalizar una empresa B2B

¿Cómo organizar el contenido de tu plan de Marketing Digital?


Comparte