3 consejos de finanzas internacionales para pymes B2B

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Comparte

Si estás leyendo esto, probablemente tienes en tu radar internacionalizar tu empresa y te preguntas cómo te van a afectar las finanzas internacionales.

Para este artículo hemos contado con una entrevista a Eduardo Flores Navarro, director financiero de Miqo y CEO de Mi Director Financiero. Además, Eduardo ha ejercido como responsable de finanzas tanto en empresas internacionales como nacionales. 

En este artículo nos guiará nos con 3 claves útiles de finanzas internacionales para poder vender en otros países.

Eduardo Flores - Miqo

1. ¿Qué recomendaciones tienes a nivel financiero para una empresa que quiere internacionalizarse?

Por supuesto, hacer un plan de viabilidad donde, a nivel financiero, preparemos una previsión de ventas y gastos al igual que hicimos con nuestro proyecto original. Una vez tenemos una previsión de cuándo el proyecto será viable, tenemos que preparar un presupuesto de tesorería donde veamos, qué inversión necesitamos para internacionalizarnos y en qué momento recuperaremos esa inversión. 

Además, recomiendo aprender cómo funcionan los distintos elementos para asegurar el cobro de los productos o servicios, como son las cartas de crédito. O, si vas a exportar a países en los que tengan una moneda distinta a la tuya, conocer instrumentos que nos den algo de seguridad en las transacciones en divisas, como son los seguros de tipo de cambio. 

Finalmente, antes de lanzarme, no dejaría de asesorarme en aspectos fiscales importantes como puede ser el efecto fiscal de la repatriación de beneficios. Con todo esto, estaremos más seguros en nuestro emprendimiento exterior y ahorraremos mucho dinero.

2. ¿Qué impacto financiero tiene hacer negocios con empresas de un país con una divisa diferente a la nuestra?

Pues hay que ser muy cauteloso con este aspecto. Imagina que vendes tu producto a 10 y, por el tipo de cambio, este producto se vende en el país de exportación a 5. En caso de depreciación de la moneda de destino tu producto se vuelve más caro, digamos, se vende ahora a 8, con lo que pierdes competitividad. 

Esto es importante si produces tus propios productos, pues, al subir el precio de tu producto en destino, probablemente la demanda se contraiga con lo que tendrás que amoldar tu nivel de producción a la nueva situación. Esto va a cambiar tu departamento de compras, de producción, de logística, financiero (vendes menos y se trastocan los planes originales) y de ventas (buscar nuevos clientes para compensar la pérdida de ventas provocada por la depreciación de la moneda). Como ves, todo un tsunami en la empresa. 

¿Estás pensando vender B2B en otros países?

Descarga la guía: «10 países atractivos para vender B2B desde España.»

Si no produces, sino que revendes productos de otros pues ocurrirá lo mismo salvo que no tienes departamento de producción y, por tanto, el lío es menor. Pero sí que tienes que tener cuidado en no verte con un stock excesivo que no tenga salida y te provoque un problema importante de cash flow.

Si eres productor, te puedes plantear con el tiempo construir una planta en el país de exportación para ajustar tus costes al nivel de renta per cápita de ese país y no depender de los vaivenes del tipo de cambio. Mientras tanto, y como decía en el punto anterior, puedes intentar paliar las variaciones en los tipos de cambio asegurando los cobros con seguros de tipos de cambio

3. Una de las ventajas de internacionalizar una empresa es que puede mejorar su rentabilidad y aplicar una economía de escala ¿qué pensamientos tienes sobre este tema?

Sí, por supuesto. Si, por ejemplo, somos capaces de colocar nuestro producto o servicio en países donde se pague más por ello ganaremos en rentabilidad. En cuanto a las economías de escala dependerá de si el personal que utilizamos se dedica tanto a la empresa nacional como a la internacionalización. O si, optimizamos nuestras oficinas con los equipos de trabajo nacionales e internacionales. 

Pero no se consigue esto en todos los casos. Pienso que una de las ventajas más importantes de la internacionalización, es que dejas de exponerte a una sola economía con lo que, en caso de crisis, puedes aguantar mejor. Es lo que siempre hemos dicho de «no tener todos los huevos en la misma cesta». Además, el estar expuesto a otras personas con otros gustos y otras ideas hará que mejores tu producto o servicio continuamente y que apliques mucho de lo aprendido para vender más en tu país o en otros países en los que ya estés instalado.

¿Estás pensando en vender B2B en otros países?

Descarga la guía: «¿Cómo escalar las ventas B2B en otros países?»

ventas b2b

Comparte